El Tribunal Supremo sentencia que a los sanitarios que ejercieron durante la crisis de COVID-19 se les tiene que valorar el tiempo trabajado con mayor baremación

En una reciente sentencia, el Tribunal Supremo falla que no se vulnera el derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos si se incentiva con mayor puntuación a estos trabajadores.

El Tribunal Supremo (TS) emite sentencia justificando una diferente baremación del tiempo de servicios prestados por los sanitarios durante la crisis sanitaria del COVID-19. El Alto Tribunal considera que este tipo de incentivo no se trata de una desigualdad injustificada entre sanitarios, sino de una medida excepcional para asegurar la prestación de los servicios de salud en un momento que también era excepcional.

La Sala ha fallado que la prestación de servicios sanitarios en tiempos de pandemia no es una situación igual ni comparable a la que tiene lugar cuando se prestan sin las circunstancias que se anudan a ese tipo de emergencias, por lo que, introducir como incentivo la valoración doble del tiempo trabajado en dicha situación por los sanitarios es una medida para asegurar el mantenimiento de los servicios de salud, teniendo en cuenta las carencias y bajas existentes durante el periodo de la crisis sanitaria y, por tanto, no puede ser considerado como discriminatorio ni arbitrario.

«La distinción de la baremación del tiempo que prestaron servicios los trabajadores durante la crisis sanitaria es proporcionada y ajustada a Derecho». Este tipo de incentivo no constituye una desigualdad injustificada

Reclamaciones por Contrataciones en Fraude de Ley

Defendemos tus derechos frente a contratos irregulares, velando por la legalidad laboral.

Ponte al día
¿Quieres recibir nuestras noticias en tu correo?
Enlaces de interés

Otros Asuntos
La reunión concluyó con la ratificación de un informe favorable relativo a la propuesta de complementos E4 presentada por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Desde FAC-USO vemos estupefactos como los asuntos se dilatan sine die (todavía colea el encuadramiento 5 años después de la firma del IV Convenio), como sistemáticamente se incumplen los acuerdos y, los que tienen potestad para ello, no hacen absolutamente nada, mas allá de “preocuparse”.

Todo un despropósito de aquellos cuya subsistencia depende de que no “molesten” demasiado a la Administración.

Por ello cada día se hace más necesario que sindicatos independientes como USO puedan entrar a negociar, y con tu ayuda lo conseguiremos.