Sábado, 14 de Diciembre de 2019

Login

Usuario
Password *
Recordarme

    Aumento de la represión en Hong Kong: ¡es el momento de actuar! Destacado

    Miércoles, 28 de Agosto de 2019 68

    Tras semanas de escalada de violencia policial en Hong Kong, se ha pedido a la CSI que movilice al movimiento sindical mundial en solidaridad con las reivindicaciones sindicales de libertad de reunión y libertad de expresión; la liberación de los manifestantes detenidos y una investigación independiente sobre las violaciones de los derechos humanos por parte de la policía.

    El Secretario General de la Hong Kong Confederación of Trade Unions, Lee Cheuk Yan, envió este mensaje a la CSI:

    “No encontramos actualmente en una situación sumamente crítica. Pedimos una intervención urgente de la comunidad internacional para condenar la violencia policial y al Gobierno de Hong Kong, así como para poner alto a las violaciones de los derechos humanos fundamentales y liberar a los manifestantes detenidos. El Gobierno debe llevar a cabo una investigación independiente y creíble aceptada por la comunidad por las protestas que estallaron desde junio como un primer paso para asegurar al pueblo de Hong Kong que el Gobierno de Hong Kong está dispuesto a investigar la violencia policial y las violaciones de los derechos humanos”.

    La HKCTU ha reiterado sus cinco reivindicaciones: la retirada definitiva de la ley de extradición; la puesta en libertad de los manifestantes detenidos sin cargos; la retirada de la calificación de “motines”, por parte de las autoridades, de las protestas del 12 de junio; una investigación independiente con relación a la violencia policial y el abuso de poder; y la aplicación del sufragio universal.

    La brutalidad policial se ha intensificado y se ha infringido gravemente el derecho a la libertad de reunión. Estos hechos infringen el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, del que Hong Kong es parte signataria y los Principios básicos de las Naciones Unidas sobre el empleo de la fuerza y las armas de fuego por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley. Se ha desplegado una fuerza excesiva contra manifestantes pacíficos, y se ha detenido desde junio a más de 500 jóvenes y estudiantes que participaban en manifestaciones pacíficas, así como a algunos espectadores, donde el más joven tiene 13 años. Utilizando una definición inventada de “motines”, podrían ser imputados y condenados a penas de prisión de 5 a 14 años.

    Este fin de semana, la policía irrumpió en dos estaciones de metro y disparó gases lacrimógenos y balas de goma a corta distancia contra jóvenes que salían o que se encontraban en las escaleras mecánicas. Se utilizaron aerosoles de pimienta, más de 1000 botes de gases lacrimógenos, algunos de ellos más allá de su fecha de caducidad, lo que los hace doblemente peligrosos, y la policía disparó 500 balas de goma y balas de esponja, a menudo a corta distancia, a la altura de la cabeza. Dos manifestantes han resultado heridos de gravedad en los ojos debido a disparos de corto alcance de la policía y es posible que no recuperen la vista. Asimismo, una joven manifestante recibió un disparo de gas lacrimógeno en su ojo derecho y ha quedado ciega.

    Se ha observado una impresionante práctica de no intervención de la policía, la que permitió que 800 matones asaltaran la estación de tren para atacar a los manifestantes en Yuen Long, el 21 de julio, y se han recibido informes similares el 11 de agosto en North Point y Yuen Long. Los informes sugieren que los policías también actúan como agentes provocadores, disfrazándose de manifestantes e instándoles a la violencia. El Gobierno de Hong Kong aún no ha explicado por qué la policía y las brigadas antidisturbios están actuando sin mostrar órdenes de detención ni usar ningún número de identificación en sus uniformes.

    La libertad de prensa también se ha visto comprometida: la Federación de Periodistas de Hong Kong ha informado sobre cientos de denuncias de violencia policial en su contra en un intento por obstruir su trabajo.

    Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI, ha señado que “la violencia policial en constante aumento muestra a un Gobierno fuera de control y sin interés en dialogar con su pueblo, excepto por la fuerza. Ahora debe ejercerse una presión internacional exigiendo el cese de los ataques directos contra la población de Hong Kong, entre la que se encuentran numerosos sindicalistas. Hacemos un llamado a los sindicalistas de todo el mundo para que ejerzan presión sobre las embajadas chinas locales y trabajaremos con las Federaciones Sindicales Internacionales para contrarrestar la presión sobre los empleadores de Hong Kong, tales como Cathay Pacific, que han sido presionados por el Gobierno chino para disciplinar al personal que ejerce su derecho humano fundamental a protestar. Nos unimos a nuestros valientes compañeras y compañeros de Hong Kong para exigir el fin de la violencia y el sufragio universal en Hong Kong”.

    Contacto

    Estamos a tu disposición en la siguiente dirección:

    • Dirección: C/ Principe de Vergara, 13 7. 28001 Madrid

    • Email : Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    • Tel. : 915 774 113
      Fax:  915 772 959

    No Internet Connection