Jueves, 03 de Diciembre de 2020

Login

Usuario
Password *
Recordarme

    Los sindicatos mundiales acogen con satisfacción el siguiente paso en el proceso de tratado vinculante para poner fin a la impunidad corporativa Destacado

    Martes, 17 de Noviembre de 2020 81

    El movimiento sindical internacional ha acogido con satisfacción el siguiente paso en el proceso de acordar un tratado vinculante de las Naciones Unidas sobre las empresas y los derechos humanos, pese a las difíciles negociaciones en la ONU, en Ginebra.

    El grupo de trabajo intergubernamental sobre empresas transnacionales y otras empresas comerciales con respecto a los derechos humanos celebró su sexto período de sesiones, del 26 al 30 de octubre de 2020, y aprobó un informe final que constituirá la base de las negociaciones reales en 2021.

    Este logro se obtuvo a pesar de la obstrucción al proceso por parte de la Organización Internacional de Empleadores (OIE) y la Cámara de Comercio Internacional (CCI), el rechazo de los Estados Unidos y la ausencia de mandato de negociación de la delegación de la Unión Europea.

    Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI, comentó a este respecto: “La IOE, la CCI y los Estados Unidos deben admitir que es hora de poner fin a la impunidad de las empresas. La COVID-19 ha vuelto a poner de manifiesto los riesgos que entraña el que las cadenas mundiales de suministro no respeten las reglas del juego y no protejan suficientemente los derechos humanos y sindicales para los trabajadores y las comunidades.

    “Los trabajadores no van a seguir esperando un acuerdo jurídicamente vinculante que exija que las empresas multinacionales se tomen en serio los derechos humanos. Es preciso que todas las partes se impliquen en el proceso y dejen de poner trabas, la Unión Europea debe desempeñar un papel más activo y esperamos que la nueva administración Biden en los Estados Unidos adopte un papel constructivo y activo en el proceso de negociación”.

    En las conversaciones celebradas en Ginebra, los sindicatos de la Agrupación Global Unions exigieron que las negociaciones tengan en cuenta los siguientes elementos:

    • todos los derechos humanos reconocidos internacionalmente, incluidos los derechos fundamentales de los trabajadores y los derechos sindicales, tal como se definen en las correspondientes normas internacionales del trabajo;
    • la cobertura de todas las empresas comerciales, independientemente de su tamaño, sector, contexto operativo, propiedad y estructura, así como una reglamentación extraterritorial basada en la empresa matriz;
    • acceso a la justicia para las víctimas de violaciones de los derechos humanos de las empresas transnacionales en el Estado de origen de las empresas multinacionales;
    • medidas normativas que obliguen a las empresas a adoptar y aplicar políticas y procedimientos de diligencia debida en materia de derechos humanos;
    • un mecanismo internacional de control eficaz para comprobar su observancia.

    La declaración común del movimiento sindical sobre la propuesta de segundo proyecto revisado del Tratado vinculante puede consultarse aquí y la importancia crucial del tratado, explicada por la dirección jurídica de CSI y la ITF, puede consultarse aquí.

    Los sindicatos acogieron con satisfacción el fortalecimiento de la dimensión de género en todo el texto y la inclusión de una disposición que exige explícitamente a los Estados a garantizar que los acuerdos comerciales y de inversión existentes o nuevos sean compatibles con las obligaciones en materia de derechos humanos en virtud del Tratado vinculante.

    Sin embargo, la delegación sindical pidió lo siguiente:

    • el reconocimiento explícito en el tratado de que las/los sindicalistas son defensores de los derechos humanos y que los sindicatos sean reconocidos expresamente como parte integrante de los procesos de debida diligencia en materia de derechos humanos;
    • el apoyo a la creación de un mecanismo de control internacional complementario destinado a supervisar su aplicación;
    • mayor claridad sobre la relación entre la responsabilidad en caso de no respetar los derechos humanos obligatorios y la responsabilidad por las violaciones de los derechos humanos.

    “Los Gobiernos y las empresas están sobre aviso; no puede dirigirse una empresa violando el Estado de derecho! El comportamiento de las empresas que contravienen el Estado de derecho mundial es inaceptable”, concluyó Sharan Burrow.

    Publicado en Internacional

    Contacto

    Estamos a tu disposición en la siguiente dirección:

    • Dirección: C/ Principe de Vergara, 13 7. 28001 Madrid

    • Email : Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    • Tel. : 915 774 113
      Fax:  915 772 959

    No Internet Connection